“De hombre a hombre”, hablemos de nosotros sin complejos, aprendamos de las mujeres ellas lo hacen sin ningún problema. A los tíos nos han educado para que no hablemos de nosotros mismos y mucho menos de nuestra cintura para abajo, “eso es cosa de gays”, nos dicen. Ser gay, bi o hetero es algo más que esto. Este blog seguro que le gustará a los gays, bienvenidos sean, pero también serán bien recibido los heteros. Interesa la opinión y la aportación de todos, más que la mía. Pónganse cómodos y disfruten estando entre iguales, entre hombres y hablemos “de paquete a paquete”.

TRANSLATE

viernes, 8 de marzo de 2013

CUÉNTAME UN CUENTO

Para este fin de semana os propongo un reto. Contadnos una historia, un microrelato, que tenga como referente esta enigmática imagen.

Este es el mio:

Confieso que los sueños me superan. ¿Por qué soñaremos esas cosas tan raras?. Tenía los ojos vendados, era un pañuelo blanco de seda, que más que agobiarme me gustaba su contacto en mi cara. La camisa del pijama, sudada, se me pegaba al cuerpo. Qué extraño, yo siempre duermo desnudo. ¿Por qué aun llevaba los calcetines puestos? Lo que si recuerdo perfectamente es esa sensación tan placentera que recorría todo mi cuerpo. Cuando me desperté me sentía mareado y exhausto. Me he preparado un café muy cargado.

Lo más raro de todo no es el sueño es que sobre la almohada de mi cama he encontrado un pañuelo. Yo nunca he tenido un pañuelo blanco de seda.

12 comentarios:

Vatore Sculpt dijo...

Propuesta acertada. Como en el fin de semana no toco el ordenador me atreveré a hacerlo ahora que puedo.

Llegué a mi casa a medio día y tuve una extraña sensación, todo estaba en silencio y a oscuras pero por alguna razón sabía que no estaba solo. Entré sigilosamente en mi habitación y descubrí el mayor de los regalos que podía hacerme la vida. El desconocido huésped que anoche calentó mi cama se estaba despertando sin prisas y seguía llevando puesta la venda de lino en los ojos que le presté para que el tragaluz de mi buhardilla no le perturbase el sueño. Me acosté junto a él sin mediar palabra y rebobinamos las 10 horas que me había ausentado de casa. Volvía a ser anoche....FIN

Bueno Leo, sabes que me gusta escribir cuentos de este tipo y aunque mi blog acaba de arrancar os invi´to a todos los que gustéis de este tipo de historias que os paséis por allí para echarle un vistazo.

Os dejo el link:

http://cuentosdemientrepierna.blogspot.com

Espero que os guste.

Un beso, paqueteros.

Anónimo dijo...

Sólo así, desnudo sobre mi cama, con mi camisa abierta y ojos vendados, soy capaz de recordar esa exquisita noche que estuvimos juntos. Aun recuerdo y siento en mi cuerpo, el roce de tus manos, labios y de tu sexo hinchado. Cuando nos tocamos nuestros penes erectos, con fuerza, con suavidad hasta el punto de explotar y sentir tu leche en mi abdomen y pecho...Con ese recuerdo me excito, me mojo y me masturbo, deseando que se repitan muchas mas.

Raul Chile

Alejandro Desventura dijo...

Aquel tímido estudiante de mi clase de filosofía me excitaba demasiado. Necesitaba acercarme a él. Era guapo, musculoso y se miraba bien dotado.

Ese día, el profesor solicitó un trabajo en parejas y decidí acercarme a él. Le propuse el tema del trabajo y por la forma en la que me habló supe de inmediato que tenia oportunidad con él.
Él propuso juntarnos en el restaurante de un hotel, ambos sabíamos que no era para realizar el trabajo, y accedí de muy buena gana.

Más tarde, ese mismo día en el restaurante, él pidió bebidas con alcohol hasta el punto de emborracharse de una manera tierna. Y ya muy entrada la noche me pidió que subiéramos a un cuarto.

Así pasó, yo ya estaba algo pasado de copas, pero lo suficientemente consciente para recordar esa maravillosa noche.
Nos fuimos desvistiendo poco a poco, a quedarnos sólo en calcetines, el se dejó su camiseta desabrochada. Le di sexo oral y el también a mi. Luego le vendé los ojos, me puse un condón y lo penetré. No quería que acabara jamas, él era perfecto. Acabe sobre su estomago, luego decidí darle una ultima mamada, hasta que acabara en mi cara. Lo besé en la boca, él quedó exhausto, luego de nuestro apasionado beso... profundamente dormido.

Abandone el cuarto una hora después, no quería dejar de admirar su cuerpo desnudo, algo sobre todas las obras de arte y su verga perfecta. Me fui dejando aquella escena, extasiado... Él vendado con un pañuelo blanco, con su camiseta desabrochada sobre unas sabana blancas profundamente dormido. Por último le di un beso en su suave y deliciosa verga, vi como notaba eso y como su verga se ponía mas dura. Pero no me quise quedar, y me fui.

Daniele Balmain dijo...

Molto eccitante! Bravo!

Anónimo dijo...

Hola yo en una ocasion soñé que me violaban, fue una sensacion muy extraña, lejos de molestarme o sentirme frustrado por tal hecho me sentí exitado, fue placentero, desde entonces no he vuelto a soñar con eso aunq confieso que me gustaria soñar de nuevo.

JL dijo...

La norma era no verl@s, por eso me vendaron los ojos, no tocarl@s, por eso me esposaron de pies y manos. Sólo me estaba permitido sentirl@s, sentir sus manos y sus lenguas recorriendo mi cuerpo. Cuando un@ de ell@s llegó a la cara interna de mis muslos...no pude más, exploté...y ell@s me quitaron las esposas y se marcharon...no tuve fuerzas para quitarme la venda de los ojos...ni quise.
JL

Anónimo dijo...

Ojos atrapados detrás de una venda...
mirada apagada por una prenda.

Labios sedientos de amor
besos que han perdido el color.

Un corazón débil latiendo
un sentimiento puro muriendo.

Pecho místico henchido de placer
brisa gélida que lo ve palidecer.

Manos fuertes que estremecen
sutil cariricia que desvanece .

todo el vigor de la virilidad
reposa inerte sin mobilidad.

un tunel oscuro y cálido
abre paso al deseo álgido.

Dos veredas que se convierten en camino
delirio que conduce al mismo destino

Un cuerpo al deseo incitado
un hombre sin saberlo, codiciado.

Ricky Alarcón

Anónimo dijo...

Su excitación era tal que no me dejó tiempo de acabar de desvestirlo. Sus zapatos, pantalones y calzoncillos estaban en el suelo del dormitorio. Me había dado tiempo a abrirle la camisa y admirar aquel pecho tan masculino, tan poderoso. Pero lo que más me atraía era su enorme polla. Necesitaba tenerla dentro de mi boca. Él me lanzó sobre la cama y me bajó los pantalones pero yo tenía una idea mejor. Vendé sus ojos con un pañuelo blanco y lo mandé tumbarse para, seguidamente, tomar su miembro entre mis labios y hacerle la mejor mamada que había recibido en su vida.
ADOL.

Esteban dijo...

El plan era perfecto, no había manera alguna en que algo pudiera salir mal. Él necesitaba el crédito para pasar la materia, yo necesitaba un modelo que retratar.

Desde qué empezamos el curso, mi mirada experta se topó con la perfección de su cuerpo. Su piel dorada te hacia sentir el calor de su cuerpo aún en la distancia, su barba partida adornaba los varoniles rasgos de su cara, coronada por una melena de sedoso cabello tan negro como sus ojos, que parecían esconder un inquietante secreto en lo más profundo de su alma. Pero a pesar de todos aquellos atributos, había uno en específico, aquel que había sido el motivo para que mi maquiavélica mente fraguara tan ingenioso plan. Un enorme paquete entre sus piernas, que sin dejar nada a la imaginación se marcaba poderoso, enfundado en unos jeans que por su ligero descolorido, se notaba la atención que le solía poner a esa área en específico.

Convencer tanto al profesor como a mi compañero me costó bastante trabajo, y entonces recordé lo que dicen: si algo vale la pena, no será fácil. Cuando lo logré casi pude sentir un orgasmo de ansiedad que me recorría el cuerpo, pero no me debía distraer, tenía que seguir.

Llegamos a mi casa, él se portó bastante impaciente por terminar todo aquello de una vez, pero su inquietud solo aumentaba mi excitación. Bajamos al sótano, donde tenía preparado un set y empezamos con algunas aburridas tomas. hicimos una pausa para descansar y como buen anfitrión, viendo lo tenso que estaba, sugerí un par de tragos, con una pequeña sorpresa en el suyo, antes de continuar.

Ninguno habíamos comido, el alcohol era fuerte y el truco hacia efecto. Entre pláticas tomó confianza sin saber que para mi estaba convertido en un corderito y yo en el lobo feroz.

Siendo consiente y dueño de la situación, me aventuré a pedirle tomas cada vez con ropa mas ligera y a hacerle preguntas cada vez más personales y orientadas al sexo. Llevábamos casi dos horas en ello, pero mi plan daba frutos y cuando su excitación se hizo evidente y totalmente des inhibido por el alcohol, sin tener que intervenir en lo absoluto, empezó a desabrocharse el pantalón y a bajar lenta, casi tortuosamente su cremallera para poder liberar el objeto de mi obsesión en todo su esplendor, junto con un par de enormes y pesados acompañantes.

No parecía darse cuenta de que yo me encontraba en la misma habitación, justo frente a él, con una cámara que no perdía detalle de cada movimiento que hacia, y que en ese momento se concentraba en recorrer su miembro y masajeando sus testículos con una mano, mientras la otra acariciaba su pecho y pellizcaba suavemente sus pezones.

La escena ya era demasiado para mi, coloqué la cámara en el trípode y sabiendo que para él yo no existía, me deshice de mi ropa para acompañarlo y compartir ese momento tan íntimo. Apenas iba a la mitad, cuando un sonoro ronquido llamó mi atención, mi exhibicionista compañero se había quedado dormido sobre la cama, con la camisa abierta y los calcetines puestos como única prenda. Y entonces, al verlo así, aún con su miembro erecto, y con todo mi cuerpo a punto de explotar de placer sin siquiera tocarme, decidí realizar la que sería la joya de mi trabajo. Cubrí sus ojos con un delicado pañuelo de seda blanco para darle anonimato y con un descaro que había deseado tener desde el primer momento en que lo vi, acomodé y sentí cada parte de su cuerpo a mi conveniencia para al fin poder disparar simultáneamente la camará y mi corrida.

Que les parece? Espero comentarios

Leonardo dijo...

Esteban, magnífico. Pêro creo que se puede simplificar un poco. No expliques tanto las situaciones. Por ejemplo, no es necesario decir que lo del pañuelo sería tu obra maestra, sólo dilo, es evidente.

Los demás tambien me han gustado mucho. El poema genial. Y la idea era microcuentos, elatos cortos.

Como veo que ha gustado la idea lo repetiremos.

Un saludo de paquete a paquete.

Vatore Sculpt dijo...

La iniciativa genial, gracias por despertar nuestro lado literario, con sus más y sus menos, ... muy cachondas las historias. Es algo como para repetir, espero que no tardes mucho en volver a excitar nuestras calenturientas mentes con propuestas como ésta, Leo.

Anónimo dijo...

Me desperte un poco desorientado. El olor era ahradable y fresco y el roce que sentia mi piel era exquisito. Estaba en una cama con sabanas de raso. Estaba desnudo, solo con una camisa desabrochada y una venda de seda que tapaba mis ojos. Aquel olor era frangancia de chico. Lo cierto es que la situacion era excitante y lejos de amedrentarme me estaba excitando. Unas manos se apollaron sobre mi pecho u un cuerpo masculino se tiro suavemente encima de mi. podia notar su potente ereccion sobre mi barriga. El olor se hizo mas intenso. Era la agradable colonia de mi secuestrador que antes de que me pudiese llevar las manos a la venda me las agarro y con otro paño me las ato al cabezal. mi ereccion alcanzo su punto algido. Pegando sus labios en exceso a mi oreja me dijo que me tranquilizase y esa voz me sono. Era el chico que habia conocido la noche anterior en el bar. Habiamos bebido un poco razob por la que segiro habia acabado alli en su cama Su piel era suave. Sus lbios eran gugosos al tacto con los mios y su lengua sabia hacer justo lo que mis sentidos apreciaban de manera muy agradable. el suave roce de una pluma empezo a subir desde mis pies a mi pecho prarando suavemente sobre mis huevos lo que me hacia gemir de placer a medida que los labios de el chupaban mi pezon erecto haciendome hervir la sangre. Sus manos me acariciaban las nalgas y sus dedos buscaban mi punto g hacirndo de mi cautiverio la mejor prison para mis sentidos. Su lengua fue subiendo por mi cuello lentamente hasta que nuestras bocas se encontraron y se besaron lujuriosamente mientras sus dos dedos estaban dentro de mi. Me castigo apartando su boca mi y senti que se levantava para srntir su duro falo penetrar mi boca dejandome apreciar su sabor, mientras su ereccion follaba mi boca a medida que sus manos agarraban mi pelo tirando de el mientras mi polla babeaba sobre mi abdomen de forma caudalosa. Sus sabrosas envestidas eran mas rapidas hasta que al fin estallo llenandome toda mi boca, a medida de que su corrida resbalaba de forma calida por mi garganta. Saco la polla de la boca aun durisima y bajo besandome desde el cuello hasta mi verga y se la metio hasta los huevos haciendome sentir en mi glande la estrechez del comienzo de su garganta. Cuando estaba a punto de correrme paro y bajo hasta mi culo penetrandolo con la lengua que se movia de forma veloz. De pronto senti la punta de su polla en mi culo y sin pensarlo me la metio de un suave y continuado golpe hasta sentir sus huevos quedar aplastados contra mis nalgas. Sus caderas se empezaron a mover de forma continuada. Se movia cada vez mas rapido hasta que los dos al mismo tiempo nos derramamos. El se dejo caer de placer encima de mi. Estiro su brazo y me desato las manos y lentamente empezo a sacarme la venda de seda de los ojos. podia ver su rostro, manchado, pues mi semen habia alcanzado sus labios. Y cuando por fin pude ver su cara al completo mr dijo:
- soy leo
Y me beso dejando el sabor de mi lefa en mi boca a medida que nuestras lenguas se encontraban abrazadas.

Ya se que me enrrolle michisimo pero no podia dejar de escribir
Saludos mios y de mi paquete
Canterville