“De hombre a hombre”, hablemos de nosotros sin complejos, aprendamos de las mujeres ellas lo hacen sin ningún problema. A los tíos nos han educado para que no hablemos de nosotros mismos y mucho menos de nuestra cintura para abajo, “eso es cosa de gays”, nos dicen. Ser gay, bi o hetero es algo más que esto. Este blog seguro que le gustará a los gays, bienvenidos sean, pero también serán bien recibido los heteros. Interesa la opinión y la aportación de todos, más que la mía. Pónganse cómodos y disfruten estando entre iguales, entre hombres y hablemos “de paquete a paquete”.

TRANSLATE

viernes, 16 de diciembre de 2011

EL MORBO DE LOS OBREROS

Es algo que no lo puedo evitar. Cuando paso por una obra, estoy en un taller, veo o tengo en casa algún operario haciendo su trabajo, no puedo dejar de imaginármelos de esta forma.


 Los veo como este, sin pantalones, marcando buen paquete descuidado y colgón bajo unos calzoncillos sudados y sucios por el trabajo. Me guta como lo hace resaltar ofreciéndolo sobre las barras del andamio. Joder!, no me digáis que no dan ganas de tocárselo.


 Alguno pienso que tímidamente se abre la bragueta y me saca esos buenos huevos que se le adivina bajo su pantalón de trabajo.


 Otros lo harían encantado si se lo pidiera, estoy seguro, con su actitud de macho que domina la situación


 

  Pienso si lo tengo sentado frente a mi que como este tiene los huevos y la polla fuera


 Lo que si tengo claro es que para hacer un buen trabajo hay que tener buenas herramientas, como estos.
¡Qué buenas pollas escondían estos dos bajo la ropa de trabajo!


7 comentarios:

Iep dijo...

La verdad que el de la primera foto si que hay ganas de tocarle el paquete... Lo tiene colgado, marcandolo...
La quinta foto también me gusta porque tiene los mofletes rojos y tiene cara de vicioso...

Buenas fotos, saludos!

marcos alvarez dijo...

La berad es que están muy bien las fotos y es verdad que a los obreros con esos cuerpazos bien esculpidos por el trabajo dan ganas de comerles los "utensilios" bien comidos, me a encantado la penúltima foto en le que el chico enseñaba todo lo que tenía sin miedo, y la foto que me ha puesto de verdad ha sido la ultima la del chico con el cinturón de herramientas y ese pedazo "destornillador" que le asomaba por la bra gueta, eso si que es una buena herramienta.

alejandro bravo dijo...

leonardo por fin te apareces y bueno en grande con estas obreritos de maravilla, en verdad furas uno, que bueno....

Vatore Sculpt dijo...

Es que el mito del butanero no es por casualidad. Esos fornidos operarios que visitan nuestras casas para hacer chapuzas, que entran en tu intimidad con sus cuerpos sudorosos, que se agachan para ver la avería y arreglarla después, que te hacen más fácil la vida y a los que luego tienes que pagarles. Ufffff, No es de extrañar que a veces cobren en carne y tampoco podemos nosotros evitar imaginarnos las herramientas que llevan debajo de sus monos de trabajo uffff, me he puesto to burro, joder ufff

Anónimo dijo...

La polla del penúltimo me encanta y el tío en general, me ponía kn el a comérsela y hasta k no le kitara la última gota de semen no paraba y cuando al rato la tuviera morcilluna se la pondría en mi culo hasta k se le endureciera y me follase

Anónimo dijo...

soy un chiflado del la ropa interior de tío. Desde muy chavalito me encantaba ver qué tipo de calzoncillos llevaban los hombres que conocía o veía. Me encantaban, y siguen encantando, aquellos slip de Nylon de los años 70 y 80, generalmente de colores oscuros (azul marino, verde botella, burdeos...) de las marcas Jim, Abanderado, etc. Los primeros que "disfruté" fueron los de mis hermanos mayores, después ya fui pillando slips usados de los obreros que trabajaban en la empresa de mi padre... Me encantaría poder conseguir alguno de esos slip, fotos, publicidad...

Anónimo dijo...

El tio del mono azul de la foto 6, me recuerda a uno de los pintores que vinieron a casa de mis padres cuando renovaron el baño y pintaron el piso. Aquel pintor tenia una buena brocha y enseguida se fijó en mi culito de 19 años. El resto lo podeis imaginar. Siempre encontraba un momento para follarme.