“De hombre a hombre”, hablemos de nosotros sin complejos, aprendamos de las mujeres ellas lo hacen sin ningún problema. A los tíos nos han educado para que no hablemos de nosotros mismos y mucho menos de nuestra cintura para abajo, “eso es cosa de gays”, nos dicen. Ser gay, bi o hetero es algo más que esto. Este blog seguro que le gustará a los gays, bienvenidos sean, pero también serán bien recibido los heteros. Interesa la opinión y la aportación de todos, más que la mía. Pónganse cómodos y disfruten estando entre iguales, entre hombres y hablemos “de paquete a paquete”.

TRANSLATE

jueves, 23 de enero de 2014

TARDE DE COMPRAS

Os tengo que contar algo. Ayer me fui de rebajas. Hay que aprovechar. Me meto en una tienda de moda muuuy conocida en todo el mundo, sección hombre, elijo varias prendas, me las pruebo y me voy a la cola de la caja para pagar, como es normal inteminable en estas fechas. De todas formas cuando estoy llegando veo entre todos que se distingue claramente un tipo espectacular, alto, moreno, ... cual fue mi suerte cuando veo que en la cola yo era el siguiente detrás suya. ¡Joder! ¡Qué culo tenía el tío! Bueno, que culo, que espalda, que todo. ¡Perfecto! Nada de esos que se machacan de mala manera el cuerpo en el gimnasio y termina deformados de mala manera. Este era de proporciones perfecta, y su culo enfundado en un pantalón vaquero de escándalo. No era yo el único que lo miraba con cara de envidia, ni era yo el único, ni la única, que lo miraba con cara de deseo.  Para que os hagáis una idea era algo parecido a este pero en moreno y con el pelo negro.




Me daban unas ganas tremenda de tocarle el culo, y no podía evitar imaginármelo en calzoncillos.


Por lo que marcaba cuando se volvió seguro que en calzoncillos lucia un paquete como estos.




Me alegró la tarde y cada vez que me ponga la ropa que compré seguro que me acordaré de él.
Ir de tiendas, y más ahora en rebajas, es todo un mundo de anécdotas y curiosidades como esta. Que os parece si aprovechamos para contarnos esas anécdotas curiosas y morbosas que alguna vez nos ha ocurrido estando de compras.

9 comentarios:

Mario35 dijo...

Tendrías que ver a mi frutero. Veintimuchos... Moreno de biceps gigantes y muñecas anchotas con brazos velludos No muy alto, reconcentrado, tarugito, un culo duro, alto, bien puesto...morbazo de machote

Johnny dijo...

A mi me pasaba que el dueňo de la tienda me ayudaba a ver si los pantalones no sean demasiado ajustado y dentro de la cabina me tocaba tanto que me pone y de pronto el acariciaba a mi verga erecta. Sobre fantasias sexuales, no hay problema contar las a un amigo intimo. Me gusta hacer una cosa especial sobre mi mejor amigo, cosa no escrito en los blogs, y un dia le contaba mi fantasia y el me dijo: como es possible, es lo que deseo que me hacen a mi!

Anónimo dijo...

Hola desde Chile, hace más de un año que sigo este blog, y me gusta mucho. Me gustan los temas que tocas y por sobretodo que das en el clavo jeje cuántas cosas de estas no pasan por mi mente. Bueno, al respecto... siempre voy en el tren y mis ojos se distraen con cosas así cuando me tengo que bajar del vagón, culos perfectos, espaldas perfectas, me excita demasiado unas buenas piernas formadas, peludas... uff... ese placer jaja es casi orgasmico, quedo con unas ganas de llegar a masturbarme a mi casa. Saludos!

Anónimo dijo...

Dios eso es una bebdicion y una tortura porque no te le puedes tirar encima y hacerle todo.lo que te esta pasando por la.mente.
A mi me tiene pasao. Trabajo de cara al publico y un dia llego un cliente destos de infarto como.el tuyo de las rebajas. Estaba atendiendolo y mi livido subia mas y mas hhasta las nubes y mi calzoncillo.mas babado que el cascaron de un caracol. Tuve que hacer un ejercicio de verdadero autocontrol. Lo mas curioso que cuando ya acabo la gestion y se marchaba me lanzo una mirada complice llena de lascivia y complice y en vez de deapedirse xon solo.un apeeton de manos lo hizo de otra manera. Cuando me estrecho la.mano tiro de ella y me dio doa besos qie serian muy cordiale si no fuera que el.segundo beso acabo con un placentero, suave y timido mordisquillo en mi oreja derecha. No lo.volvi a ver sibo ese mordisco iba a transformarse en otra cosa.
Saludos mios y de mi paquetw
Canterville

Victor dijo...

Hola,
a mi me daba -me da- mucho morbo el dependiente de la carnicería. Tiene unos cuarenta años y es bastante calvo, pero está como un tren; tiene una cara juvenil y radiante y es muy simpático; siempre sonríe -supongo que es una exigencia del oficio- y tiene unos brazos y piernas fuertes y sobre todo un paquete notable.
Era tan amable conmigo que empezé a fantasear y a imaginarme que tal vez podía tener algo con él, hasta que un día me enteré de que está casado.
Se me ha cortado un poco el morbo, pero él siegue tan simpático como siempre y tan pronto sonríe como te guiña un ojo; pero lo hace con todo el mundo.

Brizingr dijo...

Llegado este tema creo q tengo q contaros una pedazo de anécdota q me ocurrió: Estaba yo de viaje por Laos y decidí comprarme uno de esos pantalones anchotes q se usan por alli, asi q me metí en una tienduca cerca de donde me hospedaba. Se acercó un hombre de unos 40 y pico a atenderme (al q siempre veía cosiendo) y me acompañó al "probador" (una media valla de madera en un rincón sin puerta donde se te veía de cintura hacia arriba)Alli se quedó viendo como me quitaba mis bermudas y se acercó para decirme q si me ayudaba y me pregunta si puede "colocarme" el paquete... un poco sorprendido le digo q sí y el tipo me pega un magreo impresionante y termina bromeando con q yo la tenía dormida... yo flipando, sonrío y como si nada. La misma operación con otro modelo, ya sin preguntarme y ahora me abre los gayumbos y mira y me dice q "es diferente", yo no le entendía, asi q coge la polla y me la saca y se saca la suya (menudo rabo gastaba!) y me doy cuenta de q me quería decir q él estaba circuncidado y yo no. Sigue colocándome y recolocándome y ya me dice riendo "se te está despertando" y dije "claro, si me tocas se despierta". él me la cargaba a un lado y yo le decía q a mi me gustaba al medio, de repente estaba casi pajeándome entre eso y la coña de mi no circunsión y ver como entraba y salía del prepucio... Yo estaba ya q sólo quería q siguiese y correrme; pero el cabrón paró, me cobró (q ni me hizo rebaja ni ná) y encima tuve q cambiar el pantalón después porque lo q me llevé no era lo q quería. jajaja, de coña! Me encantó esta experiencia!!

Leonardo dijo...

Cuando he leído lo que nos ha contado Brizingr me he acordado de algo que me pasó una vez comprandome unos pantalones. Fue hace mucho tiempo, tendría esa edad tan mala en la que estamos llenos de complejos con nuestro físico y con nuestra personalidad., tendría 16 0 17 años. Iba con mis padres, entramos en unos grandes almacenes, no me importa decirlo, el Corte Inglés, nos gustaron unos pantalones y me los probé. Como suele ocurrir muchas veces, a pesar de ser mi talla, no me caían bien, me sobraba pantalón por todas partes y una talla más pequeña me quedaban cortos, yo entonces era muy delgado y de piernas largas, jajaja bueno, como ahora, jajaja. Mi madre llama al dependiente, un chico joven, y después de explicarle el problema el energúmeno, mamonazo, va y dice que el problema es mio que no tengo culo y para terminar de arreglarlo, con una sonrisita burlona, va y dice: " y delante tampoco". No sabía si quería morirme en ese momento o pegarle una patada en la boca. Con esa edad, que todos tenemos complejo de paquete pequeño, el gilipollas terminó de hundirme. Creo que por su culpa el complejo de poco paquete me ha durado más de la cuenta. Lo bueno es que con el tiempo he comprobado que mi paquete era tan normal como el de todos y hoy en día más que complejo, lo que estoy es muy orgulloso de mi paquete y ganas me dan de buscar a ese tipo y meterselo en la boca para que se trague de una vez sus palabras.

Un saludo de paquete a paquete.

Francisco Javier Mancera dijo...

Muy buena anecdota, gracias por este bloc fabuloso.

Francisco Javier Mancera dijo...

Flicidades me encata tu blog extraordinario soy fans desde hace mas 3 años