“De hombre a hombre”, hablemos de nosotros sin complejos, aprendamos de las mujeres ellas lo hacen sin ningún problema. A los tíos nos han educado para que no hablemos de nosotros mismos y mucho menos de nuestra cintura para abajo, “eso es cosa de gays”, nos dicen. Ser gay, bi o hetero es algo más que esto. Este blog seguro que le gustará a los gays, bienvenidos sean, pero también serán bien recibido los heteros. Interesa la opinión y la aportación de todos, más que la mía. Pónganse cómodos y disfruten estando entre iguales, entre hombres y hablemos “de paquete a paquete”.

TRANSLATE

domingo, 4 de septiembre de 2011

DEDICADO A TAMINO Y A SUS COMPAÑEROS DE TRABAJO

Una de las secciones con más éxito es la de los trajeados. Nos gusta verlos vestidos, a medio vestir o a medio desnudar, todo depende de como queramos verlo.
Nos gusta ver como este se baja los pantalones y se abre la chaqueta y la camisa para que le veamos bien ese paquete enfundado en un slip clásico, por no decir de lo más corriente, pero que nos deja adivinar dos buenas pelotas y el capullo que se le marca ligeramente inclinado hacia la izquierda. Este tío es un clásico en todos los sentidos.
A más de uno en la oficina nos gustaría verlo así y nos conformamos con imaginarlo.

Aunque a este no le hace falta con ese paquete que nos enseña, la corbata es la prenda que más reafirma nuestra virilidad. Objeto fálico donde lo haya es la única prenda genuinamente masculina. El resto de las prenda visten a la perfección a la mujer sin que pierdan su feminidad, pero si le ponemos una corbata la pierde.
A los que nos gusta usar corbata disfrutamos de todo ese ritual que supone elegir una entre todas y ante el espejo anudarla. La elección delata nuestro estado de ánimo. Colocar bien el nudo es como colocarnos bien el paquete: la dejamos perfecta, lo dejamos en su sitio. Por eso no nos gusta que cualquiera nos toque la corbata. Ya sabemos lo seductor que resulta que alguien se nos insinúe mientras nos retoca el nudo o pasa su mano por la corbata. Ummm!! es como si nos hubiese metido la mano en la bragueta.

No es lo mismo desnudarse empezando por la corbata que terminando por ella. Solo hay que fijarnos en estos. Dan ganas de decirles: quitatelo todo menos la corbata.Pienso que la elección de la corbata nos da pistas del  paquete que nos encontraremos dentro. Quien es atrevido por fuera lo es más por dentro.


¿No pensáis que estos paquetes están de acorde con las corbatas que llevan?


4 comentarios:

Tamino dijo...

Jajaja... eres la caña! Totalmente de acuerdo contigo en cuanto a todo lo que refieres de la corbata. Vaya que sí. Nunca lo había pensado tal como lo describes. ¡Pero todo cierto!
Sabes que, además, este apartado me aumenta el morbo porque la primera de las fotos ¡es clavado a un compañero mío! Joder, ¡cómo le miraré ahora! jejeje... Un abra... bueno, mejor un toque de paquete.¡Saludos y adelante!

Anónimo dijo...

danos tu e-mail por favor

Leonardo dijo...

Gracias Tamino. Doy por tocado mi paquete.Mañana cuando te cruces con ese compañero acuerdate de la foto de este con los pantalones bajados y, por supuesto, acuerdate de mi, Y no te dejes tocar la corbata, bueno, tan sólo por quien tú quieras.

Vatore Sculpt dijo...

Sin duda Leo, Tamino se habrá acordado de esa foto al ver a su compañero, es algo inevitable. Cuando veo alguna foto de un tío que se parece a un conocido mío hago lo mismo, me imagino que mi amigo latiene como ese..... Las dos últimas fotos parecen la pollas y los huevos del mismo tío a pesar de que se nota que no son el mismo....jajja