“De hombre a hombre”, hablemos de nosotros sin complejos, aprendamos de las mujeres ellas lo hacen sin ningún problema. A los tíos nos han educado para que no hablemos de nosotros mismos y mucho menos de nuestra cintura para abajo, “eso es cosa de gays”, nos dicen. Ser gay, bi o hetero es algo más que esto. Este blog seguro que le gustará a los gays, bienvenidos sean, pero también serán bien recibido los heteros. Interesa la opinión y la aportación de todos, más que la mía. Pónganse cómodos y disfruten estando entre iguales, entre hombres y hablemos “de paquete a paquete”.

TRANSLATE

jueves, 17 de noviembre de 2011

MIREMOS EN NUESTRO INTERIOR

Hablemos de lo que llevamos por dentro y no me estoy refiriendo a nuestra anatomía que tanto nos gusta, me refiero a nuestras preferencias en ropa interior. ¿Qué tipo de calzoncillos nos gusta llevar?
Es curioso "el mundo interior" de cada tío, lo que dice de nosotros y la relación directa que tiene con nuestra personalidad.
Cada vez más nos preocupamos de nuestro interior igual que de lo que llevamos por fuera, aunque aún hay quien no se preocupa, por aquello de que como no se ve no importa. La mayoría de los hombres, especialmente las generaciones pasadas, no se han preocupado de estos temas, es más, ni siquiera han sido ellos los que han elegido sus calzoncillos, ya se encargaban las esposas o las madres de comprarlos y aquí estaba el problema, qué saben ellas de lo que nos sienta bien o mal, de la comodidad del paquete de cada uno dentro de ellos o de como nos gusta llevarlo. Ellas compraban los primeros que encontraban, los más económicos. Compraban simplemente "unos calzoncillos".
Con las nuevas generaciones esto ya no es así. Son ellos los que se lo compran, los que eligen y saben qué les va bien o mal.
La mayoría compraban calzoncillos de este tipo. Slip insulso, de estampados imposibles, tejido flojo y gomas elásticas dispuestas a dejarte marca y cortarte la circulación. Esto no es un slip, es una tortura para el que lo lleva y para el que lo ve. Por desgracia seguimos viendo a muchos con estos calzoncillos, puede que sea por dejadez o porque son de los que aún dejan su elección en manos de las mujeres.
Otro clásico en calzoncillos son los slip blancos de algodón de este tipo.


 El cásico calzoncillo blanco de siempre, que sujeta lo mínimo el paquete dejandolo colgón y marcando ese paquete de macho por excelencia.


 A tios como estos les va este tipo de calzoncillos como anillo al dedo.


Buenos huevos colgones y pollas morcillonas caidas a un lado no necesitan más para provocarnos el morbo necesario y disfrutar viéndolos cuando a nuestro lado alguno se quita los pantalones y nos lo deja ver.



Aunque se trata de un clásico no por ello podemos decir que son antíguos. La nuevas marcas los siguen fabricando y rediseñándolos. Yo personalmente no los tengo, creo que hay que estar muy cachas y tener ese puntito canalla de macho curtido que yo no tengo.
Pero un clásico en calzoncillos a los que sí me apunto es al de los boxer de tela, desde el sexi blanco al estampado más divertido.


 Siempre que el modelo de pantalón me lo permite me gusta llevarlos, especialmente cuando voy con traje. Creo que ese toque de llevar el paquete ligeramente marcado al lado es de lo más sexi  y morboso, y no digamos ya si después de quitarte la chaqueta, abrirte la corbata y la camisa, comienzas a bajarte los pantalones y lo que asoma es un bóxer blanco de este tipo. Creo que es una de las imágenes mas varoniles que se me vienen a la cabeza.


 Son cómodos para estar por casa, sin ataduras, libres, especialmente en verano. Yo estoy todo el día asi por mi casa.


 Y muchos son los que lo usan especialmente para dormir cómodos. Este no es mi caso, para dormir lo mejor es desnudo totalmente.


En cuanto a bóxer hoy en día tenemos una amplia gama de modelos muy prácticos y cómodos siempre que se elijan bien. Me estoy refiriendo a los bóxer de tejido ajustado y elástico la mayoría de las veces. Son muy perfectos para llevar con pantalones ajustado.



A mi me parecen comodísimos, especialmente los de este tipo, sujetan y dejan bien colocado el paquete en su sitio como un slip pero sin la incomodidad de las gomas elástilas.




 Se ajustan al cuerpo y no se descolocan. Son especialmente cómodos y marcan un buen paquete los que como estos están cortados con la forma anatómica del paquete, sin aplastarlo dentro como le ocurre a otros, por ejemplo los de microfibra sin costura que, por cierto, son incomodísimos y antiestéticos.


 Yo los tengo blanco, de colores y estampados. Aunque los blancos me parecen perfectos, un toque divertido y de color nunca está de sobra.


A muchos les gusta de este tipo, mas largos. Entiendo que para algunas zonas son más abrigados.


Y Algunos modelos son perfectos para hacer deporte. Aunque para el deporte lo ideales son los suspensorios o como se les conoce ya en todas partes: los jockstrap.




Deliciosos paquetes los que marca un suspensorio. Cumplen su función a la perfección, recoger y sujetar los huevos y la polla para tener total libertad de movimientos al practicar cualquier deporte.
Esta comodidad, su diseño y lo morboso y sexi que resulta a la vez, ha hecho de ellos una prenda muy querida por muchos, especialmente por el colectivo gay. Es evidente el por qué.


Aunque me consta que muchos de los heteros que lo usan para el deporte también lo llevan a diario.



Yo no los he usado nunca, como sabéis el único deporte que practico es la natación y ya cumple la misma función del suspensorio mi minibañador turbo. Aunque de todas formas creo que una variante de ellos son los bóxer ajustados con el corte anatómico en el paquete como los que hemos visto y comentado antes, y en ese caso sí que los llevo y doy fe de lo cómodos que son.

Si hay un rey de los calzoncillos ese es el slip, con todas las variantes, tipos y modelos que podamos imaginar y que nos ofrecen las distintas marcas.


Por supuesto, siempre, a ser posible, blanco. Un paquete enfundado en un slip blanco es acierto seguro.


Aunque el negro tiene un toque, llamémosle, especial.



El gris por muy bien que le siente a este, marcándole ese paquete de escándalo, que no puedo dejar de mirar y desear tocarlo, no es mi color preferido para ropa interior, ni para casi nada.


Una ducha refrescante y con el cuerpo aún humedo enfundar las pelotas en un slip blanco de algodón y aparecer así delante de tu pareja es algo irresistible.


Estos modelos sin costuras y estos tejidos no me gustan nada. Me parecen incomodísimos y, especialmente antiestético. Marcan un paquete sin definir, que parece que quiere y no quiere marcar. Que no sabe uno como colocar y para donde todo lo que hay que colocar dentro, y que terminas con los huevos y la polla echos un gorruño y aplastado en  la entrepierna.


Suelen ser, además, tejidos que de momento se agrandan y terminas teniendo unos slip flojos que no se agarran al cuerpo. Será por esto, quizás, por lo que a muchos les gusta usarlos para dormir. Paro para dormir ya sabéis lo que opino, uso y recomiendo.




Mucho mejor y más cómodos los modelos que nos ofrecen las diferentes marcas con diseños y cortes especialmente estudiados para que el slip se adapte a la perfección a nuestra anatomía, buscando la comodidad y resaltar nuestras formas, sin aplastarlas, ni disimularlas ni ocultarlas. ¿Alguien se imagina una mujer usando un sujetador que le aplaste disimule y oculte sus pechos? ¿Porqué somos entonces tan gilipollas los tíos?


Cada uno tiene que saber buscar el modelo más cómodo y que se adapte lo mejor posible a sus necesidades. Desde los que son, prácticamente por su diseño, un suspensorio, como estos dos, que digamos de paso los buenorros paquetes que les marcan a los dos...



... hasta estos, que podríamos calificar de más clásicos, pero que no por eso dejan de ser buenos y cómodos diseños, y buenos "diseños" de paquetes que nos muestran.


La marcas actuales nos ofrecen también algo para los más atrevidos, color y un toque divertido.


Los calzoncillos han dejado de ser algo neutro, interior y sin identidad. No nos importa enseñarlos, y por eso los elegimos igual que el resto de la ropa.


Los podemos encontrar de todos los diseños y colores posibles.


Para mi, los slip no me gustan especialmente. Les tengo manía desde pequeño. Creo que por eso que ya conté antes de que quien siempre se encargaba de la compra era mi madre, y no acertaba nunca en su elección. Me estaban grandes o pequeños, o se me caían o se me clavaban todas las gomas, y recuerdo como una tortura china que por la época de la adolescencia me compró unos incomodísimos por el tejido y su corte, en los que era imposible colocar lo que yo ya tenía que meter dentro con esa edad. A partir de entonces me encargué yo de comprarmelos y, por supuesto, me pasé a los bóxer, primero a los de tela cásicos y después a los ajustados como ya he comentado antes.

Pero lo que no he dejado de admirar nunca de los slip es cómo les sientan a más de uno, y seguro que si me comprara alguno de estos diseños actuales a mi también me sentarían igual, y eligiendo bien seguro que hasta me resultarían cómodos.



Bueno, después de todo esto espero que cada uno de vosotros mire en su interior y piense si lleva lo mejor para sus pelotas. Ellas, y esa polla que tantos buenos ratos nos dan, se lo merecen.

3 comentarios:

alejandro bravo dijo...

Holaaaa, que buena exposición del interior realmente buena, casualmente anoche fui al Mool y compre un interior que es un guante,la chica de la tienda me dijo que era costoso, le dije que era precisamente el que quería ( 10 Dolares). Te Felicito.
Un Toque

Anónimo dijo...

la primera foto es mia... la tenia colgada en un anuncio de milanuncios.com y los vendia usados

Vatore Sculpt dijo...

Menudo catálogo de ropa interior, muy bueno Leo, así da gusto, te falta poner un carrito de la compra como en algunas webs y empezar a llenarlo con los más deseados. Si dependiera de mí, me gustan todos, incluído el insulso slip de estampado imposible, creo que tiene su morbo, sin embargo los que no me compraría en la vida, y lo digo porque en alguna época de mi vida los he llevado son los boxer de tela sueltos, ya sean blancos o estampados, me da igual. Me parecen incómodos cuando se llevan pantaloes, antieróticos y nada sexys.... Por lo demás... tengo ahora mismo complejo de Pretty Woman en una tienda de ropa... si los tuviera a mi lado iría recibiendo uno a uno, les quitaría los calzoncillos, me los iría probando y los pasaría a una gran salón y al probarme el último, me los quitaría quedándome en bolas, cogería a ese último chico de la mano y me iría con él al gran salón a divertirme en una gran oprgía con todos los demás... hala, a lo loco...